Sunday, March 26, 2006

Entrevista "Pibe"

Carlos Valderrama: "Si naciera otra vez, volvería a ser jugador de fútbol"

Sin dudas, Carlos Valderrama es una figura que subyuga. En Colombia ha sido, es y será por mucho tiempo, el máximo ídolo futbolístico. Brillante estratega, fue el artífice del mejor momento en la historia de la selección cafetera. Por eso, con sólo caminar a su lado, se puede comprobar la pasión que despierta su presencia en el simpatizante común, ya sea en las calles de su Santa Marta natal o en las grandes avenidas de Bogotá, capital de la república. Quizás hoy él sea el único que logra semejante unanimidad en el universo del fútbol colombiano, deporte que despierta en cada región un fanatismo singular.

En el resto del mundo, en cambio, es probable que El Pibe haya sido reconocido primero por esa melena rubia que sigue siendo única e inconfundible. Pero luego, quienquiera que lo haya visto en una cancha, seguramente recordará su particular estilo juego. ¿Qué otro futbolista ha sido capaz de caminar la cancha y, a pesar de eso, estar en todos lados? ¿Existió otro armador con la capacidad de recibir y tocar de primera como él? ¿Quién podría olvidar sus milimétricos pases gol sin mirar?

Valderrama jugó tres Copas Mundiales de la FIFA, a saber, Italia 1990, Estados Unidos 1994 y Francia 1998. Además, pasó por el Montpellier francés, el Valladolid español y por varios equipos de la MLS, la liga norteamericana de fútbol. Dos veces fue elegido el mejor jugador de Sudamérica. A pesar de semejante currículum, se sienta a conversar con FIFA.com con una humildad y cordialidad dignas del elogio. Está claro: a pesar de sus 45 años, jamás dejó de ser El Pibe...

Señor Valderrama, ¿cómo es que en Colombia casi nadie ya lo llama Carlos, su nombre de pila?
El apodo me quedó gracias un argentino que dirigió mi a padre cuando él jugaba en Unión Magdalena, llamado Rubén Deibe. Mi papá solía llevarme a muy seguido a los entrenamientos, pero los días en que no lo hacía, Deibe le preguntaba: '¿Cómo está el pibe?'. Así empecé a dejar de llamarme Carlos (se ríe con ganas

¿Cuánto influyó su padre para que eligiera ser futbolista de profesión?
A ver, él jamás me presionó, sólo me dio su apoyo, igual que mi madre, cuando decidí ser futbolista. Es que para mí fue algo natural, que se fue dando poco a poco. Empecé en el equipo de mi calle, llamado Pescadito, donde fui subiendo de categoría: primero infantiles, luego juveniles... Hacíamos torneos barrio contra barrio. Luego con la escuela en los intercolegiales... Siempre he jugado y todavía lo hago: sábados y domingos participo en un campeonato sub-50, y créame que la magia sigue viva.

¿Qué es de la vida de Valderrama en la actualidad?
Tengo una academia en Barranquilla, a la que le dedico mucho tiempo. Recientemente se ha vencido el contrato que me unía con la MLS por el cual hacía clínicas e iba a campos de entrenamiento por todo Estados Unidos. Lo hice durante tres años y quizás continúe, aún no lo tengo decido.

O sea, ha sido testigo del proceso por el cual Estados Unidos ha pasado a ser un protagonista en el fútbol internacional...
Así es. Están trabajando a consciencia, son muy metódicos, tienen el presupuesto que hace falta... Además, han ajustado los mecanismos de selección de jugadores, su Liga sigue creciendo. No me sorprende que hayan clasificado para el Mundial por sobre México, que es otra gran selección. Habrá que ver cómo les va en Alemania.

Hablando de la Copa Mundial de la FIFA, ¿cómo ve a los equipos sudamericanos de cara al torneo?
No descubro nada diciendo que Brasil y Argentina son grandes candidatos al título, ¿no? (Se ríe con ganas). Los dos tienen una nómina increíble. Paraguay, en cambio, ha sabido combinar experiencia y juventud, y será muy duro para cualquiera, como lo fue, por ejemplo, en Francia 1998. A Ecuador, al ser el menos veterano, es probable que le cueste un poco más. Pero tiene talento y espíritu de grupo, lo cual es clave.

En base a su experiencia, si pudiese darle un consejo a alguno de estos cuatro de los planteles, ¿cuál elegiría y qué le diría?¡
Qué pregunta! (Medita la respuesta) Sería al de Ecuador... Les diría que intenten no perder el primer partido. Es el más importante si uno quiere pasar la primera ronda. Y me alegro por ellos que el rival no sea Alemania: hubiera sido muy complicado debutar con el equipo local y candidato al título...

¿Alguna otra selección a la que haya que tener en cuenta?
Portugal me gusta mucho. Inglaterra también: tiene muy buenos jugadores y ha cambiado algunas cosas en su estilo de juego que, en mi modesta opinión, la hace más peligrosa: juega más asociado sin haber perdido verticalidad.

Sus respuestas denotan que mira fútbol con ojo de entrenador. ¿Está en sus planes dirigir alguna vez?¡
Por supuesto! Es más, recientemente estuve cerca del Real Cartagena, pero no nos pudimos encontrar en el momento justo. Lo mismo sueño con dirigir alguna vez al equipo de mi tierra, el Unión Magdalena. Como suelo decir, 'al que le gusta espera", y así soy yo. Ya tendré mi oportunidad.


O sea, no es descabellado pensar que le gustaría conducir a la selección...
(Interrumpe) ¡Pero claro! Si tú deseas lograr grandes cosas en tu vida profesional y eres entrenador, ¿cómo no vas a desear dirigir a tu país? Aún no he tenido la oportunidad y, sin ofender a nadie, si me lo ofrecieran diría que sí. Este es un momento ideal, además, porque se viene de una eliminación y hay una camada muy buena, integrada por los jugadores que fueron al Mundial sub 20 de Holanda. Muchos están en el exterior cosechando la experiencia que se necesita para la próxima eliminatoria. Por lo tanto, el técnico actual o el que llegue va a tener una gran ventaja con relación a los anteriores

Hay algún jugador consagrado que lo deslumbre en su posición?Ronaldinho es brillante, Zidane se ha mantenido, Riquelme finalmente ha logrado triunfar en Europa... ¡Messi no se de qué juega, pero qué bueno es! Quizás Riquelme es el más parecido a mí, por como corre la cancha, es pasador nato... Creo que los tres primeros han demostrado que son diferentes al resto.

Para terminar, ¿le quedó alguna cuenta pendiente en su carrera?A ver... (Piensa unos segundos). Está claro que me hubiera gustado ser campeón del mundo, pero no lamento no haberlo sido... De hecho, hace unos días, cuando la Copa estuvo en Bogotá, lo tuve cerca y fue muy fuerte: ¡no pude alzarlo porque no gané un Mundial! Uno se preocupa cuando no tiene las oportunidades de alcanzar ciertos objetivos, pero la verdad es que mis compañeros y yo las tuvimos, y no una sino tres veces. Y mire si será duro un Mundial que para mí, el equipo que debió llegar más lejos fue el de Unidos en 1994, y ni siquiera pasamos la ronda inicial. Sencillamente, no fuimos capaces de ganarlo. Pero el deporte en sí me ha tratado muy bien. Ya le dije, sigo jugando, y cada vez que piso una cancha, me digo lo mismo: si naciera otra vez, ¡volvería a ser jugador de fútbol!

1 Comments:

Blogger elmirador2019 said...

Pablo, por favor, por favor, actualiza este blog. No desaproveches la oportunidad para ser leído en el mundo.

10:14 AM  

Post a Comment

<< Home